014 La batalla

abril 1, 2008

Estaba desesperado ante el inminente desenlace de la batalla. Sus tropas de a pie habían sido las primeras en sucumbir, víctimas del terrible envite con el que el ejército contrario había iniciado la contienda. Luego fue su caballería la que fracasó ante los movimientos estratégicos del adversario. Acongojado, se había resguardado en su fortaleza al amparo de unas torres de defensa que también vería caer, atónito, desde sus aposentos. Fue entonces cuando sorprendentemente, gracias a un inexplicable descuido de su contrincante, pudo esquivar el temido Jaque Mate y forzar unas Tablas que le permitieron salir medianamente airoso de aquella partida

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: